Restaurante Raro Rare

Lo único malo del restaurante Raro Rare son los dos turnos, motivo por el cual se me resitía el restaurante, a las 21 siempre me parecía muy pronto y a las 23 demasiado tarde, la idea de cenar allí me vino rodada según compraba entradas para el Mago pop en el que la función es a las 20:30. Nada más llegar te sorprende la cálida iluminación y la peculiar decoración.

Sigue leyendo

Anuncios