Restaurante Bibo Madrid

Hacía mucho que quería cenar en el restaurante Bibo de Dani García pero claro, para cuando te planteas una cena a más o menos corto, medio plazo es imposible cazar una mesa. Esta vez lo hice con más de dos meses de antelación y desde luego la espera mereció la pena. Nada más entrar en Bibo la barra con el enorme globo aerostático te da la bienvenida y te sorprende un restaurante muy amplio, muy bonito y con un ambientazo.


Eramos dos parejas cenando y decidimos compartirlo todo para poder probar así más platos. Empezamos como no podía ser de otra manera compartiendo su famoso brioche de rabo de toro desmigado, puedo decir que te podrías comer 100 y seguir queriendo más.  Espectaculares es quedarse corto.

Seguimos con un ceviche de Corvina, a mí personalmente fue lo que menos me gustó de la cena. Estaba rico y la presentación era muy cuidada pero claro, después del brioche el listón estaba muy muy alto.


El ceviche dio paso a otra delicia para el paladar, su steak tartar, tremendo, lo que veis encima de la corona de carne es foie rallado, sin palabras.


Para terminar decidimos pedir un plato de #Bibofamily pensados para ser compartidos, en este caso el pato asado challandes de burgaud, que está recomendado para cuatro personas y se compone de dos platos diferentes, el primero es el pato asado y pintado con miel y especies salteado con unas judías verdes y unos ñoquis de patatas y un segundo plato que es un guiso con los restos del pato.  Los dos platos muy muy ricos, el punto del pato era espectacular.

Llegó el momento de los postres y decidimos probar la tarta de manzana que estaba muy buena, aunque he de decir que ya teníamos la cabeza puesta en los cócteles.

Para rematar la cena después del postre decidimos pedirnos una copa,  las chicas nos pedimos un cóctel y los chicos un wisky. La elección del cóctel es complicada, te los pedirías todos.  Nos decantamos finalemnte por dos de ginebra, un Mediterranean fizz  y un Coco C. M., homenaje a Coco Chanel, los dos estaban para repetir, pero la presentación del Coco era preciosa.


La cuenta del restaurante Bibo viene dentro de un pequeño globo como el de la barra, me pareció ideal. Pagamos unos 70€ por cabeza, pero tenéis que pensar que nos pusimos como si no hubiera un mañana las botas, antes de cenar nos tomamos dos cervezas/vinos por cabeza en la barra, cenamos con una botella de Luis Cañas y una copa después de cenar.  Si eliminásemos las cañas y las copas habríamos salido a unos 45€ por cabeza, que para el tipo de restaurante que es me parece más que razonable. La carta es muy muy amplia y desde luego nos quedamos con ganas de probar muchos platos diferentes. Espero volver pronto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s